¿Hasta cuándo?: No llorés por mí, Argentina

Inseguridad

Hoy, cuando miraba la despedida de este chico asesinado en Quilmes, llamado Lucas, una angustia total se apodero de mi espíritu y comencé a llorar, ¿saben por qué…? Porque pensé cuando mi hija tenía esa edad, los sueños de padre que tenía, las ilusiones y el futuro feliz que yo deseaba darle, y también mi mente me llevo a tantos amigos con sus hijos, nietos y que, en un instante, en un solo y macabro instante, la vida se te derrumba.

Solo te queda la memoria, el cuarto de él, su ropa, sus olores, que seguro el tiempo te los hace borrar, pero creo que morís todos los días un poco. Te quedan las fotos, la historia, pero una muy diminuta historia porque tenía todo para dar y para hacer… NO LE ENCUENTRO EXPLICACIÓN.

Pensé en el subcomisario Becker, un tipo honorable, querido, buen policía que por esa condición fue rematado sin compasión, y traté de pensar en sus padres, esposa y en esas hijas que solo podrán hablarle a través de una foto donde él esta junto a ellas, porque también la muerte de su padre les arrebato un pedazo de vida.

Y también en el muchacho de 32 años, con una vida por delante, asesinado como un perro rabioso… No, no hay derecho.

Y los asesinos, lacras inmundas, gangrenas sociales que no les importa la vida del otro y los daños colaterales que producen… vayan a visitar a los padres de las víctimas luego de seis o un año del trágico acontecimiento y después me cuentan… (yo lo hice).

Por eso chacales… como no hay pena de muerte, tiene que morir en la cárcel sin ningún artilugio de un carancho que los quiera sacar. Y, ¿saben qué?, tienen que trabajar de seis de la mañana a seis de la tarde, para que cenen bien, descansen bien y no boludeen con cursos pedorros que les ofrecen en las cárceles.

Estos estiércoles tienen la suerte que la ley conspira a favor de ellos y aquellos jueces que los liberan no son garantistas SON ABOLICIONISTAS, PORQUE LES DA PENA, DARLES UNA PENA. Y vos, Zaffaroni, corrupto hijo de puta, alquilador de prostíbulos, hoy ganás casi un millón de pesos y le metiste en la cabeza a muchos tu doctrina de mierda… como no tenés hijos y no queres a nadie, no te calienta nada.

No generalizo con la Justicia, porque toda no es igual y sé que hay jueces probos que todos los días brindan su batalla; pero a estos jury y que se vayan a la casa, no puede ser que cuando uno de estos se ve acorralado, por corrupción pide su jubilación y no pasa nada… cínicos, hipócritas, ante la ley en acividad o jubilado tenés que rendir cuentas. Como juez acoso a una mujer y antes que me hagan el Jury pido mi retiro y no pasa nada , no OYARBIDES no sean tan mierdas.

Y por último, los secretarios de seguridad y/o ministros, dejense de joder y pongan gente idónea y háganse cargo, recuerden a Juan Pablo Cafiero, el papá del boludito ahora canciller como si supiera, que fue ministro de acción social, secretario de seguridad en la provincia y embajador… que lo parió todo terreno.

El día que los sueldos de la policía estén acordes con su misión y cuando puedan entrenarse, hablamos, y no se hagan los boludos porque la fuerza esta hecha pelota y nadie se hace cargo.

Entonces amigos, nosotros, los boludos mortales, libramos batallas con nuestros seres queridos como si fueran a una misión en Afganistán, rezamos para que vuelvan cada día de nuestras vidas sanos y salvos, y no es vida… es una mierda.

¡Si naturalizamos la mierda, un día nos va a tapar!

Daniel Aieta
Egresado del Instituto Superior Mariono Moreno y de la Universidad Católica Argentina entre otros.Periodista en varios medios nacionales escritos radiales y televisivos como así también en distintas entidades estatales y privadas, entre ellas la Embajada de Colombia. Docente desde hace más de treinta años, historiador y profesor de Oratoria y liderazgo. Fundador del periódico Ciudadela MI Ciudad (1988) y del programa radial Vecinos x Vecinos (AM-1600).