Capítulo III: Primeros pobladores de Ciudadela Sur

En el capítulo anterior hacíamos mención de los primeros habitantes que se afincaron en la zona norte de la ciudad, Frione, López, Garavano entre otros.

Monografía de Ciudadela José Alfonso


Pero también en lo que sería Ciudadela Sur, zona aledaña a lo que hoy es Liniers, residían algunas familias, entre ellas, los Weigel, que ocupaban una casa quinta construída en una antigua fracción de una legua cuadrada cedida por el año 1850 por Juan Manuel de Rosas a Samuel Weigel en pago de honorarios por sus servicios al estado como ingeniero de minas. Luego de su muerte queda en la casa su viuda Paula Muñoz y su hija Paulina, siendo esta casa lindera con otras propiedades de familias como losBianchi y los Furst, chalet de estos últimos conocido como La Gironda.

Además del centro de la ciudad, otros sectores de Ciudadela comienzan a poblarse: Tres Lomas, Villa Herminia y Reconquista reciben nuevos inmigrantes.

Despues de los Frione, entre los años 1868 y 1872, llegaron las familias de José Solari, Manuel Castro, Carlos Sambucetti, Nicolás Achaval. La casa de los Solari fue vendida a Santiago Podestá quien fuera luego primer delegado municipal y Alcalde. Por su parte, el Doctor Achával, posteriormente ministro de gobierno de la Provincia de Buenos Aires, edificó su casa en la parte alta de la loma, donde hoy se ubican los cuarteles y lugar en el que se plantan los gigantes eucaliptus que vemos cuando pasamos por el Museo Histórico del Ejército.

En los años siguientes fueron llegando las familias de Felipe Trebino, Rocca, Parodi, Carreto, De Vicenzi, Fossa y del lado sur llegaban las familias de Agustín Badaracco, Andres Capurro y Juan Bautista Garavano, éste último le compra las tierras a los herederos del general Venancio Flores.

Este sector, hoy Ciudadela Sur, comenzó a cubrirse de quintas de verduras y alfalfares desde las cercanías de Liniers hasta Loma del Millón pasando por Avenida Tablada donde se hallaba la conocida pulpería de Don Pedro Recalde.

Ciudadela Mi Ciudad
La colaboración de las notas como la publicidad y opiniones vertidas en la revista CMC son ad-honorem y no siempre reflejan la opinión de la línea editoria y sí el pluralismo perdiodístico correspondiente a la vida democrática del pais.