San La Muerte: mató a su padre en ofrenda, en el Barrio Ejército de los Andes

Carlos Alberto Duarte asesinó a su padre como ofrenda a San La Muerte para "estar libre".

Asesinato en ofrenda a San La Muerte en Fuerte Apache

Un joven de 28 años mató a su padre en ofrenda a San La Muerte, el día martes 8 de agosto, a la noche, en el 1 C, del piso 46, monoblock 12 del barrio Ejército de los Andes, conocido también como Fuerte Apache, en Ciudadela.

Carlos Alberto Duarte, de 28 años, mató a Carlos Fabián Duarte, de 49 años, su papá, como ofrenda a San La Muerte. “Tengo que matar a mi papá como ofrenda a San La Muerte para estar libre” declaró Carlos Alberto Duarte, hasta el momento el único acusado del crimen.

Carlos Fabián Duarte fue encontrado muerto por la policía. Murió desangrado en el piso de su departamento, con una herida de arma blanca en el cuello. Las fuerzas de seguridad acudieron al lugar después del llamado de los vecinos, que habían escuchado fuertes gritos.

Dentro de la casa, encontraron un cuchillo tumbero, que se sospecha fue el arma homicida.

El joven devoto de San La Muerte está detenido en la Comisaría Tercera de Tres de Febrero y la causa está caratulada como homicidio agravado y es llevada por el fiscal Ignacio Correas, de la UFI N°5 de San Martín.

Otros casos de ofrendas y pactos sangrientos con San La Muerte

En julio del año pasado, en Pomán, departamento de la provincia de Catamarca, Lucas Carrizo, 19 años, mató a Petrona Centeno, de 77 años, como ofrenda a San La Muerte.

Marcelo Antelo, el asesino serial de San La Muerte. Argentina.
Marcelo Antelo, el asesino serial de San La Muerte.

Según declaró Lucas Carrizo, San La Muerte, o “El Bicho” como él la llamaba, le pedía que mate.

En el año 2010, fue detenido, en el barrio de Flores, en CABA, Marcelo Antelo, un asesino serial responsable de al menos seis muertes. Antelo era devoto de San La Muerte y declaró que tenía un pacto a cambio de protección y prosperidad para él y su familia, que lo obligaba a matar una vez por semana. Parte del pacto era también que nunca le faltaran drogas.

Más recientemente, durante el 2020, en Santa Fe, Marcos Correa, de 39 años, fue encontrado destripado y descapitado, enterrado frente a un altar de San La Muerte como parte de un ritual.

Los favores de San La Muerte

De origen incierto, una de las teorías apunta a que San La Muerte es resultado de la transculturación de la cultura de pueblos originarios del norte con elementos de la religión católica romana. Es un santo pagano, no reconocido por la Iglesia, y tiene una gran cantidad de seguidores en las cárceles y en los barrios populares de nuestro país.

A San La Muerte se lo conoce también como “El Santito”, “el Flaco”, “Señor La Muerte”, “Señor de la Buena Muerte” y “San Justo”. Cabe señalar que San La Muerte no es la Santa Muerte, tan venerada en México.

A San La Muerte se le puede pedir muchas cosas, desde ganar una pelea, protección o, incluso, la muerte de un enemigo. Se le suele rezar martes y jueves, quizá eso explicaría la fecha en la que ocurrió el asesinato.

Estampitas de San La Muerte.

Oración a San La Muerte

Hay muchas versiones de la oración a San La Muerte (compartimos dos ejemplos con los lectores), la más antigua que se registra figura en las estampitas el del año 1960 :

“Señor, La Muerte, espíritu esquelético poderosísimo y fuerte por demás como un Sansón, en tu Majestad, indispensable, en el momento de peligro, yo te invoco seguro de tu bondad.

Ruega a Dios Todopoderoso de concederme todo lo que te pido, que se arrepienta por toda su vida al que daño o mal de ojo me hizo y que se vuelva contra él enseguida.

Para aquel que en amor me engaña, pido que le hagas volver a mí y, si desoye, tu voz extraña, Buen Espíritu de la Muerte, hazle sentir el poder de su guadaña. En el juego y en los negocios, mi abogado de nombro, como el mejor y, todo aquel que contra mi se viene, hazlo perdedor. ¡Oh, Señor de La Muerte, mi Ángel Protector! ¡Amén!

En otra oración, podemos leer:
“—Mi Santo es justo y el que contra mi gente se viene que se atengan a las consecuencias. Él es celoso de sus devotos. ¡Toda la fe en él! ¡Nunca desistan por nada!  Sólo queremos lo mejor para nosotros: ¡prosperidad y salud sobre todas las cosas Sólo devolver a cada uno de los que se ocupan de ustedes Salve San La Muerte!
—Sabias sus palabras, amigo. ¡Nuestro señor San La Muerte es justo! ¡Su poder es infinito! ¡Y todo aquel que lo desprecie o se vuelva contra él tendrá su castigo! ¡Salve mi adorado señor San La Muerte! ¡Con él hasta el final! Y después del final también”

Ciudadela Mi Ciudad
La colaboración de las notas como la publicidad y opiniones vertidas en la revista CMC son ad-honorem y no siempre reflejan la opinión de la línea editoria y sí el pluralismo perdiodístico correspondiente a la vida democrática del pais.